El primer acercamiento a la ópera…

Recuerdo que la primera vez que yo tuve un acercamiento (muy lejano, por cierto) con la ópera, fue en aquel capítulo dónde Bugs Bunny (ese conejito tan simpático emblema de una casa de entretenimiento estadounidense tan importante que no mencionaré) hacía travesuras enfundándose en un disfraz de yelmo, falda corta, trenzas y un casco al pobre Elmer Gruñón. Sus ocurrencias eran ambientadas con una música poco usual en la típica “música incidental” con la que se musicalizaban los capítulos por lo general. Yo desconocía en realidad la trama que se encontraba detrás de todo ésto, pero me era muy divertido ver cómo el conejo gris se enfundaba en su disfraz y bajaba de un camastro situado en lo alto de una colina a lomo de un córcel (muy obeso, por cierto), como él y Elmer se cantaban entre sí y al final ver como éste últimco mandaba a su antojo rayos y centellas contra el pobre e indefenso conejo. Hace más de diez años de que ví éste epísodio y así fue mi primer contacto con la ópera.

También recuerdo que en cierta ocasión, será como unos dos años después de lo relatado anteriormente, cambiando de canal en la televisión con el control remoto de manera aleatoria por que no había nada bueno que ver, me fui a quedar embobado en algún canal que no recuerdo, a un señor maquillándose como payaso mientras cantaba a todo pulmón y hablaba algo de salir a dar la función mientras el corazón se le partía por dentro. Ese momento dónde pudé apreciar todo el dramatismo y la tragedia que vivía aquel payasito me duró un minuto, ya que encontré al canal siguiente una película que me gustaba. Tiempo después supé que se trataba de un tenor, un tal Plácido Domingo el que cantaba en ese video. Ese fue mi segundo contacto con la ópera.

Mi introducción hacia éste maravilloso universo lírico se fue dando tiempo después, por vías no precisamente convencionales, pero que me sirvieron para conocer y comenzar a abrirme paso en éste bello ambiente. No todos tuvimos la suerte de nacer y criarnos en un hogar influenciado por las melodías pegajosas de Rossini o en el lirismo wagneriano o de apreciar videos con las super puestas con grandes estrellas del pasado. De alguna manera, todos hemos llegado a éste fascinante universo y lo importante es que podemos no solo disfrutarlo, con composiciones maravillosas ideadas por grande músicos interpretadas aún hasta nuestrod días, cantadas por grandes intérpretes canoros de los cuales hay crónicas (de los más antiguos) y afortunadamente registros en algunos casos (sobre todo con los cantantes del s. XX), sino que también podemos apreciarlo, maravillarnos y seguir aprendiendo de él (o es que acaso soy muy novato aún?)

¿Y el tuyo? ¿Cómo fue tu primer acercamiento a la ópera? ¿Cómo fue que te integraste a éste universo?

Published in: on julio 11, 2010 at 10:19 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://operomano88.wordpress.com/2010/07/11/el-primer-acercamiento-a-la-opera/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Mi primer acercamiento a la ópera fué un disco que tenía mi abuelo dentro de todos sus discos antigüos:
    Un disco de arias de ópera con la gran Victoria de los Ángeles!!!! Como olvidar que el Kadisch de Ravel fué una de mis primeras piezas vocales escuchadas y en la gran interpretación de esta maestra española!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: