Mi primer ‘Maria Callas’…

Siguiendo con ésta serie de post acerca de como nació el gusto por escuchar y degustar del género lírico (y que desde luego, ustedes no tienen la obligación de saber), existe una anécdota que me gustaría contarles.

Cuando yo recién le tomaba el gusto a “ésta música”, visitaba yo la sección de discos de una conocida tienda de prestigio, sin buscar ni esperando encontrar algo en específico, aunque tenía ganas de realizar alguna compra. Curioseando, terminé en la zona de “Música Clásica”, revisando me topé con una caja muy grande para ser un disco normal, la portada era plateada y en se veía la cara de una mujer, no precisamente hermosa, pero con unos ojos hipnotizantes. El título del disco era “Maria Callas: The Platinum Collection“. Por alguna extraña razón que aún sigo desconociendo, lo compré.

Se trataba de un disco compilatorio de famosas arias y extractos de óperas que había grabado ésta cantante. Para aquel entonces yo desconocía de muchos cantantes (más que ahora) y ésta tal Callas no ha era la excepción. El librillo que venía dentro de la caja no me daba mucha información de ella, así que decidí consultar en la siempre socorrida y poco veráz Wikipedia. Encontré cosas interesantes, desde que era una mujer que se impuso y supo hacer una carrera maravillosa aunque corta comparativamente, hasta de sus escándalos y vida personal. Por lo leído hasta entonces, me daba como conclusión que era una mujer muy importante dentro del universo lírico.

Debo confesar que cuando pusé en mi reproductor de discos el primer disco de ésta compilación, no conocía ni la mitad de las arias que venían ahí, salvo las más famosas, como la Habanera de Carmen, Un bel dì vedremo de Madama Butterfly, O mio babbino caro, etc. Cuando comencé a escuchar esa voz penetrante, oscura y brillante por momentos, cargada de un dramatismo absoluto, impreso en cada frase con mucho esmero y cuidado (a pesar de que de italiano en aquel entonces apenas sabía nada), era capaz de comprender lo que trataba de transmitir cada corte. Algo especial ocurrió cuando escuché por vez primera su “Casta Diva“, realmente extraño, transmitía una serenidad y paz, llegaba a ser hasta cierto punto íntimo. Fue ahí donde quedé prendado de su voz.

Desde entonces, María Callas, LA DIVINA, forma parte de una de mis cantantes de cabecera, de las más respetadas, admiradas y queridas. Primeramente por su trabajo, el gran legado que dejó sigue vigente hasta nuestros días, su calidad interpretativa, siempre admirada, a veces imitada y jamás igualada, su manera de comprender los papeles que interpretó en escena, etc. En segunda por su vida, no solo se trató de una mujer enérgica y de carácter difícil, caprichosa; sino también de una mujer con una gran sensación de soledad, con los mismos problemas e inseguridades que cualquier mortal podría tener. En conjunto, se trata de una mujer fascinante que demostró que cantar ópera no sólo era pararse y emitir “sonidos bonitos”, que no basta con cantar lo plasmado en la partitura para dar a entender un personaje al público.

Admito que han sido éstas y otras características, virtudes y hasta defectos los que han hecho que yo, cada día que la escucho, me prenda más de su voz, sin ser un fanático obsesionado, sino más que un admirador de su arte (y de su vida). También debo admitir que si aún estuvieramos en los tiempos de partidarismos milaneses, sin duda alguna yo sería un acérrimo “callasiano”.

Debo confesar que he escuchado de ella más bien poco en comparación de lo que yo quisiera, pero lo he hecho para ir disfrutando lenta y plácidamente de su gran arte, cómo decimos en mi país, “de lo bueno, poco”, son escazos los títlulos operísticos que he escuchado completos en voz de ella. He leído y visto todo lo que he podido, desde biografías, crónicas de algunas funciones, entrevistas, conciertos, y aquel famoso y único segundo acto de su gran Tosca en Londres. A pesar de todo, creo que nunca terminaré de aprender (y admirar) a Maria Callas.

¿Y tú? ¿Te gusta Maria Callas? ¿Haz aguantado al menos una ópera entera dónde ella figure en el papel principal? ¿Te disgusta su voz? Por que hay algo que admitir, hablar de Callas no admite medias tintas, o la amas o no la toleras. Lo cierto es que Maria Callas nunca pasará desapercibida

Published in: on julio 14, 2010 at 10:26 am  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://operomano88.wordpress.com/2010/07/14/mi-primer-maria-callas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Eso es tan cierto. La Callas es un parteaguas para cada cantante en el mundo. Recuerdo qe como instrumentista la ópera no me llamaba para nada. Luego la descubrí a ella, en un disco con fragmentos de Norma, a María, La Divina, la Única y emprendí mi viaje eterno hacia la comprensión de la ópera y del canto.
    Y heme aquí a punto de terminar mi carrera de canto operático. Y aunque mi repertorio habitual sea totalmente distinto al de María, siempre la escucho y la admiro enórmemente.

  2. Me has hecho recordar mi primer acercamiento a Maria Callas, con una grabación de highlights de La Traviata… su “ah fors’e lui” me embrujó y no importa cuántas veces lo haya escuchado ya, siempre me pone la piel chinita. La mujer fue un portento!

    • Empezaste bien, una Traviata con Callas😀


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: