Todas (o casi) quieren ser Violetta

Hago un pequeño paréntesis en la serie de entradas de Tosca para hablar de un personaje controvertido y muy querido por muchos operopatas.

Desde las consagradas Ponselle, Albanese, Callas, Tebaldi, Sills, Freni hasta las actuales como Gheorghiu, Dessay, Netrebko o Harteros, todas (más bien, casi todas) aquellas cantantes que se precien de ser soprano han cantado el rol de Violetta Valèry, protagonista de la ópera La Traviata de Giuseppe Verdi. La pregunta aquí es: ¡¿PORQUÉ?! ¿Es por lo complicado y exigente que es cantar éste papel? ¿O por el contrario es muy sencilla? ¿Por que no mejor Turandot, Isolda o Abigaille? ¿Es que acaso Violetta es la heroína ideal que representa el arquetipo de mujer sacrificada con el que toda fémina se identifica? ¿O acaso es una experiencia satisfactoria sentirse una prostituta (perdón, cortesana, para no herir susceptibilidades) redimida? ¿Qué es lo que tiene Violeta Valèry que la vuelve una de las protagonistas más queridas e interpretadas? No lo sé. Sin embargo, es innegable que Violetta supone un papel de ensueño para cualquier cantante soprano (con obvias excepciones). Vamos por partes.

Vocalmente, es todo un reto para la cantante que se atreva a usar su voz para hacer Violetta. Debe poseer facilidad para la coloratura y todo lo que ello conlleva (trinos, saltos, gorjeos, etc) pero a su vez la voz debe poseer cierto peso y anchura vocal (sin llegar a ser una Brunhilde). Desde luego que éste cambio abrupto no es de gratis, la misma historia lo pide.

Psicológicamente también supone todo un desafio. Durante el primer acto, Violetta se presenta como una elegante prostituta (perdón de nuevo, cortesana) alegre, graciosa, lujosa y coqueta aunque con un vacío emocional enorme que solo puede llenar mediante una vida de excesos (cualquier parecido con la realidad urbana es mera coincidencia). Conforme avanza la trama va formándose un delicioso cuadro dramático en el que está inmersa nuestra protagonista que la hacen madurar y en donde figuran el autosacrificio mediante el engaño, el desprecio de su amante, el abandono de sus otrora amigos y desde luego, el poquísimo tiempo de vida con la que cuenta (desde luego, alguien debe de morir para que todo sea perfecto).

Si combinamos las cuestiones antes presentadas, es posible concluir que la Violetta Valèry no es un papel fácil. Pocas han sido las que han logrado triunfar en el rol; la primera que se me viene a la mente (por obvias razones) es La Divina, su innata musicalidad e histrionismo, aunado a sus cualidades vocales, nos legó diversas grabaciones (y una grabación pirata en video en Lisboa) donde es casi palpable su Violetta y que nos hacen añorar esos años gloriosos. Renata Tebaldi, quién generalmente abordó los roles verdianos tardíos como Elisabetta, Desdemona o Alice Ford, bordó una Violeta más que correcta, aunque lucía más en los actos II y III, similarmente hizo Freni algunos años después y aunque el acto I le suponía algunos problemas, abordó el rol (alentada por Karajan) que supó resolver valientemente, aunque ello le valiera las rechiflas del público milanés. Actualmente seguimos cantando con un buen número de cantantes que abordan el rol, descatable la de Angela Gheorghiu, quien lleva cantando el papel más de 10 años con gran soltura, aunque agregando algunos modos histéricos y veristas en pro de darle “credibilidad” al personaje. Desde luego me faltan muchas por mencionar, pero tendría que escribir al menos cinco entradas y eso ahorita, no me apetece.

¿Qué tiene Violetta que todas quieren cantarla? Sigo sin saberlo. Quizá al final de todo, parafraseando a una dama burguesa que asistió a las primeras presentaciones de este título “solo se trate de una simple prostituta”. Pero gracias a ese rol algunas han entrado al Olimpo operístico, pero otras solo han dado un simple (pero doloroso) traviatazo…

Published in: on agosto 4, 2010 at 10:25 am  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://operomano88.wordpress.com/2010/08/04/todas-o-casi-quieren-ser-violetta/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Te ha faltado comentar a la gran soprano griega canadiense Teresa Stratas!!! Su versión filmográfica del rol bajo la dirección de Zefirelli y con Plácido Domingo es todo un orgasmo.
    Y es cierto, quién sabe que tiene la Violeta que muchas (y muchos) darían su brazo por hacerla. Ha de ser que es una historia bellísima y que la música entra por tus poros y se logra meter hasta tu corazón…

    • No la he olvidado, sin embargo Stratas no es precisamente recordada por ser una gran Violetta, aunque haya sido inmortalizada en el papel gracias a ese filme. Pese a eso, a mi me parece muy rescatable y por eso he decidido colocar un video (de entre los tantos que hay) con Stratas

  2. Yo también quiero ser Violetta!!!😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: