Opera Prima: Las voces del Bicentenario – Concierto en el Auditorio Nacional

El día de ayer se realizó el concierto de los cinco finalistas del, hasta ahora, único reality show dedicado a la ópera que llevaba por nombre ‘Opera Prima: Las voces del Bicentenario‘ dónde se buscaba encontrar a las nuevas promesas del canto lírico en México. A más de dos meses de haber terminado la emisión, el público generado recuerda y sigue a éstos cinco chicos, al grado de llenar el aforo completo del Auditorio Nacional.

 A mí me gustan mucho los conciertos de ópera. Es probable que en un concierto las arias o piezas interpretadas pierden cierto encanto al solo ser ejecutadas por el solista en cuestión sin presentar toda la parafernalia de una ópera totalmente montada, pero un concierto de ópera puede resultar interesante e incluso emotivo cuando los cantantes realmente logran crear una conexión con el público, por muy entendido o neófito que éste sea. Y el concierto de ayer logró eso: provocar emociones.

Antes de dar paso a los comentarios de éste humilde operomano, me gustaría decir lo siguiente: Personalmente en un concierto prefiero la voz lírica sin el apoyo de un micrófoco, ya que es aquí dónde el cantante se pone a prueba para demostrar que no solo tiene “una linda voz” y ya, también otras características son importantes, como la amplitud y volumen de la misma. Es por eso que mis comentarios respecto a éstas características son inexistentes ya que los finalistas tuvieron el apoyo de un micrófono, al igual que la orquesta y coro (con excepción de Ángel, que debido a una falla de sonido en un duo, fue posible escuchar su voz sin dicho apoyo). Cantar con un micrófono tiene sus pros, pero también sus contras, ya que al amplificarse la voz por medio del micrófono es posible escuchar y detectar ciertas fallas que podrían ocultarse solo con la orquesta, pero dadas las circunstancias, fue posible detectar algunas cosas. No estoy en contra del uso del micrófono para cantantes líricos, sin embargo, es importante resaltar que para la correcta evaluación y crítica de una voz lo ideal es no contar con dicho apoyo, por muy grande que sea el lugar dónde se cante.

Acompañados por la Orquesta Sinfónica Juvenil ‘Carlos Chávez’ con su director musical titular Enrique Barrios y el Coro de la Orquesta Sinfónica del Estado de México, el programa presentado se compuesto por arias y duos de Puccini, Verdi, Gounod, Donizetti, Cilèa y Dvórak, además de la obertura de Nabucco, la Marcha Triunfal de Aìda y las Danzas Polovtsianas de Príncipe Igor de Borodin, éstas dos últimas con la intervención del coro. Finalmente, estaría la inclusión (obligada) de canciones mexicanas.

Leticia de Altamirano muestra un centro muy bello, sin embargo son evidentes los problemas que le causa la coloratura y los saltos vocales. Su escena final del primer acto de La Traviata se mostró dividida: mientras que en È’Strano!… Ah! Fors’è Lui hizo gala de un centro seguro y limpio, demostró en la cabaletta Sempre Libera que la coloratura no es su fuerte, teniendo problemas en las escalas y sobreagudos. Tuvó mejor suerte en sus participaciones siguientes dónde se mantuvo dentro de su área segura, en el dueto de amor de Faust al lado de Ángel Ruz y Chi il bel sogno di Doretta de La Rondine. A manera personal, da la impresión de tener la voz “muy atrás” y no soltarla lo sufiente.

Desde las emisiones televisivas, Ángel Ruz mostraba una voz expresiva de tenor lírico puro y ésta noche hizo gala de él. Su fraseo no es malo, sin embargo si mejorable. Sin correr riesgos innecesarios, asumió un repertorio adecuado para su voz, fluyendo de manera natural (como debe de ser). Sobresaliente en el aria Una furtiva lagrima de L’elisir d’Amore y notablemente emocionado en Nessun dorma en duo con Alan Pingarrón.

Linda Gutiérrez mantiene un timbre bello en su registro central cuando se logra mantener ahí, sin embargo, es evidente que le falta trabajar el canto leggato y mantener su línea de canto, como fue posible escuchar en Come in quest’ora bruna de Simone Boccanegra, donde el color de su voz se mostró muy desigual. Mejor suerte encontró en la Canción a la Luna de Rusalka (personalmente agradezco su inclusión, ya que aporta variedad en un repertorio dedicado a composiciones italianas y francesas), vocalmente hablando, y aunque no está en la partitura original de Dvòrak,  se hecha de menos el agudo sostenido al final de dicha aria.

Uno de los más aplaudidos y braveados por el público gracias a sus apasionadas interpretaciones fue Alan Pingarrón, y no es para menos. Su voz suficientemente expresiva se apoderó del Auditorio Nacional con dos arias veristas: el Lamento de Federico de L’Arlesiana y E lucevan le stelle de Tosca, así como su dueto del Rigoletto verdiano con Patricia Santos. Muy destacable su fraseo y su dicción italiana. Su conexión con el público es innegable, y si aunamos ésto a sus cualidades vocales, el éxito estaba más que asegurado para él. Que si su timbre recuerda a momentos al desaparecido tenor italiano Luciano Pavarotti es lo de menos, su voz cuenta con mucha personalidad que otros de sus colegas ya desearían.

La ganadora del primer lugar demostró por que las razones de ello, y es que Patricia Santos cuenta con un instrumento hermoso, además de simpatía y presencia escénica. Su timbre es agradablísimo al escucha, los agudos y sobreagudos que a otras muchas son dolores de cabeza, ella los emite timbradamente, además de poseer una línea de canto definida y destacable fraseo. Gran virtuosa de la coloratura de no es, sin embargo resuelve staccatos, escalas y otros adornos vocales muy sobradamente, como pudo comprobarse en Caro Nome de Rigoletto y Salut à la France de Le fille du Régiment. Se hecha de menos la no inclusión de alguna aria mozartiana que a ella le van muy bien, como pudo comprobarse durante las emisiones del reality.

La parte más relajada fue la dedicada a música mexicana, y al son de canciones tan conocidas como Veracruz, Granada, Cucurrucucú paloma, Serenata huasteca, entre otras, pusieron al público a corear y aplaudir al lado de ellos.

A resumidas cuentas, fue una velada estupenda, un concierto que cumplió y superó las expectativas de muchos, y que los múltiples y espontáneos aplausos (aunque no siempre de buen gusto) del respetable lo confirman así. Desde aquí les deseo a cada uno de los finalistas la mejor de las suertes.

Published in: on agosto 31, 2010 at 3:42 am  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://operomano88.wordpress.com/2010/08/31/opera-prima-las-voces-del-bicentenario-concierto-en-el-auditorio-nacional/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Mi operómano… les pusieron micrófono (que no “micrófoco” porque por lo menos 4 de los 5 no se oyen sin él. ojalá con este concierto acaben ya con esta farsa. Por favor… si estos 5 son las mejores voces de México, estamos en la calle.

  2. Error de dedo Juanito, era “micrófono” en lugar de “micrófoco”. Repito, el uso del micrófono no permite la correcta evaluación del instrumento de cada uno.

    Farsa o no, eso lo decide el público en general, algunos compartirán tu opinión y otros no.

    Totalmente de acuerdo respecto a que hay otras voces líricas en México, mejores o peores.

  3. Pues a mí estos chicos me encantan, sobre todo Paty y creo que tiene bien merecido haber ganado el primer lugar. Me hubiera encantado haber podido asistir a este concierto, pero las distancias me lo impiden, como siempre. Espero que pronto hagan una gira por el resto de la república. Por lo pronto, pude escuchar a Ángel Ruz en la puesta en escena de la ópera El Ocaso de una Grulla (cantada en japonés) hace poco en Aguascalientes. Me convenció bastante.

    Como comentario al margen me gustaría agregar que en lo personal no me gusta que metan canciones “mexicanas” o “clásicas”, incluso tampoco canciones napolitanas, en los recitales de ópera… no estoy seguro de por qué, pero en general cuando voy a un recital de ópera espero escuchar sólo eso y nada más. En fin, son mis delirios, jejeje.

    Saludos y felicidades por tu blog. Prometo leerlo cada vez que publiques un post!!

    Alexito

    • En realidad me pasa lo mismo, prefiero escuchar todo un recital dedicado a arias o duos o extractos de ópera. No es que menosprecie las canciones italianas, lieder, orquestales, etc, pero si quisiera escuchar eso, me iría a un concierto dedicado a eso como tal. El concierto en el Auditorio fue realmente emotivo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: