¡Al fin Nabucco en Bellas Artes!

Tuvimos que esperar un año para al fin ver hecha realidad la tanda de Nabucco que se nos había prometido anteriormente. Y es que a más de uno nos sorprendió el hecho de que se anunciara en 2011 y nos la cambiaran por una Madama Butterfly.

Después de pasar un agradable rato en compañía de amigos, nos dirigimos todos hacia el Palacio de Bellas Artes para escuchar Nabucco de Giuseppe Verdi. Como les mencioné la semana pasada, yo me sentía muy entusiasmado, este título emociona a más de uno con sus grandes escenas y coros y ver algo así en vivo.


Ocupamos nuestras localidades casi corriendo, la función estaba por comenzar y no hay nada más molesto (o al menos para mí sí) que una vez iniciada la función, todavía haya gente entrando y pasando entre las filas (eso de pasar entre las filas de Anfiteatro y Galería aquí en Bellas Artes y a oscuras debería ser considerado como deporte extremo).

Ni tuve tiempo de hojear el programa de mano para enterarme de los involucrados en la función del domingo. Pero al menos si pude ver su portada muy del mood de libro de texto gratuito. Sé que no es bueno juzgar por las apariencias, y menos cuando se trata de una ópera que no depende del diseño de la portada del programa de mano, pero eso no me auguraba nada bueno.

Fue hasta muy después que me enteré quiénes estaban involucrados en esta función. Estos son el reparto de cantantes y la producción:

Nabucco/Giorgio Ronconi – Genaro Sulvarán
Abigaille/Giuseppina Strepponi – Elena Pankratova
Zaccaria/Prosper Dérivis – Noé Colín
Fenena/Giovannina Bellinzaghi – Belem Rodríguez
Ismaele/Corrado Miraglia – Carlos Arturo Galván
Sumo Sacerdote/Gaetano Rossi – Alejandro López
Anna/Teresa Ruggeri – Verónica Murúa
Abdallo/Napoleone Marconi – Álvaro Anzaldo

Coro y Orquesta del Teatro de Bellas Artes

Director concertador: Niksa Bareza
Director de escena: Luis Miguel Lombana
Diseño de escenografía y utilería: Paula Sabina
Director huésped del Coro: Alfredo Domínguez
Diseño de iluminación: Rocío Carrillo
Diseño de vestuario: Nuria Marroquín
Productora ejecutiva: Martha Chávez

Y así, sin esperar tanto tiempo, las luces se apagaron. Comienzo comentando la parte musical y después la escénica.

Vocalmente, Genaro Sulvarán me ha parecido un buen Nabucco. Aprecié de él un timbre cálido y la nobleza justa de los barítonos verdianos, manteniendo la línea vocal durante en gran parte de la función. Conmovedor en su escena Dio di Giuda en el cuarto acto y el tan temido dueto con la Abigaille del tercero a la altura, dándole una genial réplica a la usurpadora. Con mucho gusto le volvería a escuchar haciendo otro papel verdiano.

Quiero creer que la noche de ayer Elena Pankratova estaba enferma o afectada por la altura. Y es que su Abigaille fue el “ya merito” de la noche. Graves medianos, agudos desiguales (algunos gritados, otros de plano ni existían), dificultades en las agilidades. Timbre bello, con ese metal típico de las voces de las latitudes eslavas y aunque tienen la fama de ser voluminosas, por momentos su voz fue tapada por la orquesta. Personalmente, al escuchar este papel siempre espero cierto arrojo por parte de la cantante en cuestión (sobre todo en su escena y aria del segundo acto), no lo hubo con Pankratova, trató el papel con pinzitas. Espero que para el jueves mejore.

Otro que por momentos su voz desapareció fue la de Noé Colín quien hacía al sacerdote Zaccaria. Lo cual me extraña porque como Barak en la pasada tanda de Die Frau ohne Schatten le escuché mejor (y miren que la orquestación es más densa ahí) y aquí no tanto. Por momentos sus graves me daban la impresión de ser muy artificiales.

A pesar de que Fenena no tiene un gran momento para la lucidez vocal, Belem Rodríguez tuvo un muy buen desempeño. Timbre hermoso y con bellos graves (me hizo recordarla como Jezibaba en la Rusalka del año pasado), genial.

De manera general, un buen Ismaele de Carlos Arturo Galván, aunque por momentos escuchaba de él una voz artificial, sobre todo en el trío del primer acto con Abigaille y Fenena. No sé si escuché bien o mal.

Bien por los comprimarios.

¡Es admirable cómo suena el Coro del Teatro de Bellas Artes! Con cuánto profesionalismo y sentimiento han cantado en cada una de sus intervenciones, especialmente en el famosísimo coro de los esclavos hebreos Va, pensiero. Un momento conmovedor cuando se escucha y más si es en vivo. Felicidades a ellos y Alfredo Domínguez, director huésped del coro por su maravillosa labor.

Es mi primer Nabucco en vivo, entonces, no sé si la orquesta debe sonar tan fuerte como la hizo sonar el maestro Niksa Bareza. Por momentos sonaba tanto que llegaba a tapar a algunos cantantes solistas (Pankratova y Colín, concretamente). También hubo recortes a la partitura, la más notable a mis oídos fue en la cabaletta de Abigaille en el segundo acto.

Ahora, ¿qué les puedo decir sobre el elemento escénico? No estoy muy seguro. Decir que la puesta era fea sería mentir, hasta se notaba una hechura de buena calidad; pero que fuera la ideal sería engañar. Empiezo por describirles. ¿Se acuerdan de que en el 2009 la MET Opera de Nueva York estrenó una producción de La Sonnambula de Bellini firmada por Mary Zimmerman que causó controversia por situar la ópera en una sala de ensayos en tiempos modernos y al final, aparecer montada casi totalmente? ¿Sí? Bueno, pues algo parecido. En el Nabucco de ayer, nos situaron en el siglo decimonónico, concretamente en 1842, en los tiempos en los que el mismo Verdi se encontraba dirigiendo los ensayos del Nabucco dos semanas antes de su estreno. En el escenario del Palacio de Bellas Artes nos presentaron el vestíbulo del Teatro alla Scala, donde se llevaban a cabo los preparativos y ensayos. Vimos al mísmisimo Giuseppe Verdi dirigiendo cantantes, pelearse con los empresarios; Giuseppina Strepponi (bueno, Elena Pankratova caracterizada como ella) preparándose para abordar el papel más difícil de su carrera; al célebre Giorgio Ronconi (Genaro Sulvarán, pues) siendo recibido alegremente por todos los miembros de la compañía; el coro de La Scala (en el Coro del Teatro de Bellas Artes) aprenderse la obra, etc. El primer acto nos lo situaban dos semanas antes del estreno, el segundo a una semana, el tercero un día antes y el último ¡zaz! el vestíbulo de La Scala se transformaba en la escalinatas babilónicas, con leones alados y demás parafernalia porque ya era el día del estreno. Y ahí si te creías que estabas viendo Nabucco. Y digo “creías” porque al menos a mí me creaba problemas ver a Giuseppina Strepponi (perdón, Abigaille) gritarle sus cosas a Ismaele y Fenena y al término de su escena, salir corriendo con la vestuarista para probarse sus vestidos. Esos toques producto de la realidad que nos presentaban le quitaban el encanto y hasta dramatismo a tan heroicas escenas.

Paralelamente, y a manera de crear mayor “realismo”, mientras se llevan a cabo los ensayos previos al estreno, se nos presenta una historia paralela, donde un grupo de rebeldes encabezados por el hijo, sobrino, nieto, primo, hermano, no sé, lo ignoro de la vestuarista corren a refugiarse al teatro huyendo de la persecución de guardias austriacos. Mientras se lleva a cabo los “ensayos-ópera”, somos testigos de cómo Austria reprime y trata de mantener a raya al pueblo italiano en su región lombarda. En el “tercer acto-un día antes del estreno” observamos como uno de estos rebeldes es llevado al vestíbulo de La Scala donde cantantes, coristas y demás rinden un homenaje y consuelan a la vestuarista mientras entonan el Va, pensiero, el canto que sirvió en gran parte para unificar a este pueblo reprimido. La cosa finaliza con un gesto patriota y la proclamación de Víctor Emanuel de Saboya como rey de Italia. Conmovedor, sí, pero no creo que haya sido del agrado de todos en el foro.

¿Qué si fue un mal Nabucco? No lo creo, lo cierto es que muchos no habrán salido contentos, y mucho menos satisfechos. Y finalmente, me parece una reacción natural la división de opinión. Haciendo un consenso entre algunos asistentes conocidos, el intento de vanguardia del que todos los presentes fuimos testigos el domingo les resultaba chocoso, especialmente en aquellos que tienen más escuchada/vista/estudiada este título verdiano; mientras que para los que o no la conocían o la habían escuchado poco, resultaba interesante y agradable de ver.

Antes de finalizar, quiero dar nota de un detalle. De nueva cuenta, fuimos víctimas de los golosos que abren sus dulcecillos finamente empaquetados en una bolsa de celofán ruidoso y que esperan en el momento en que la orquesta está al mínimo para dar a notar que están por engullir algo. ¿Qué no se supone que se prohíbe el acceso a la sala con alimentos y bebidas? Realmente resulta molesto.

Como ya es costumbre, aquí les dejo unos enlaces para que los que ya asistieron y gusten recordar la bella música de Verdi o para los que aún no han ido y quieran ir calentando motores, les dejo esta grabación radiofónica. El año es 1960, en el teatro de la MET Opera. El reparto va así:

Abigaille – Leonie Rysanek
Nabucco – Cornell Macneil
Zaccaria – Cesare Siepi
Fenena – Rosalind Elias
Ismaele – Eugenio Fernandi

MET Opera Orchestra & Chorus

Director: Thomas Schippers.

Se trata de una función redonda, donde Cornell Macneil hace un excelente Nabucco, siendo él el más destacado de la noche. El Zaccaria de Cesare Siepi es estupendo para darle réplica al orgulloso rey babilonio. No tanto así (a mi gusto) la Abigaille de Leonie Rysanek, pero no molesta. El resto estupendo y Thomas Schippers al frente de la orquesta, haciendo los cortes habituales de aquél entonces. Tristemente esta grabación no cuenta con un gran sonido, sin embargo aún se deja escuchar. Seguramente esta misma grabación podrán encontrarla por otros medios y mejor calidad, editada por el sello Myto o por otros sellos independientes.

Parte 1   Parte 2

¡Hasta luego!

Published in: on junio 12, 2012 at 8:39 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://operomano88.wordpress.com/2012/06/12/al-fin-nabucco-en-bellas-artes/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Lo peor que he visto en ópera Nacional en 10 años. un documental estilo History Chanel?

    • Cuestión de gustos y todas las opiniones son válidas. Como he expresado, habría que tener la mente muy abierta para que gustara totalmente la puesta. :S


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: