¡Al fin Nabucco en Bellas Artes!

Tuvimos que esperar un año para al fin ver hecha realidad la tanda de Nabucco que se nos había prometido anteriormente. Y es que a más de uno nos sorprendió el hecho de que se anunciara en 2011 y nos la cambiaran por una Madama Butterfly.

Después de pasar un agradable rato en compañía de amigos, nos dirigimos todos hacia el Palacio de Bellas Artes para escuchar Nabucco de Giuseppe Verdi. Como les mencioné la semana pasada, yo me sentía muy entusiasmado, este título emociona a más de uno con sus grandes escenas y coros y ver algo así en vivo.


Ocupamos nuestras localidades casi corriendo, la función estaba por comenzar y no hay nada más molesto (o al menos para mí sí) que una vez iniciada la función, todavía haya gente entrando y pasando entre las filas (eso de pasar entre las filas de Anfiteatro y Galería aquí en Bellas Artes y a oscuras debería ser considerado como deporte extremo).

Ni tuve tiempo de hojear el programa de mano para enterarme de los involucrados en la función del domingo. Pero al menos si pude ver su portada muy del mood de libro de texto gratuito. Sé que no es bueno juzgar por las apariencias, y menos cuando se trata de una ópera que no depende del diseño de la portada del programa de mano, pero eso no me auguraba nada bueno.

Fue hasta muy después que me enteré quiénes estaban involucrados en esta función. Estos son el reparto de cantantes y la producción:

Nabucco/Giorgio Ronconi – Genaro Sulvarán
Abigaille/Giuseppina Strepponi – Elena Pankratova
Zaccaria/Prosper Dérivis – Noé Colín
Fenena/Giovannina Bellinzaghi – Belem Rodríguez
Ismaele/Corrado Miraglia – Carlos Arturo Galván
Sumo Sacerdote/Gaetano Rossi – Alejandro López
Anna/Teresa Ruggeri – Verónica Murúa
Abdallo/Napoleone Marconi – Álvaro Anzaldo

Coro y Orquesta del Teatro de Bellas Artes

Director concertador: Niksa Bareza
Director de escena: Luis Miguel Lombana
Diseño de escenografía y utilería: Paula Sabina
Director huésped del Coro: Alfredo Domínguez
Diseño de iluminación: Rocío Carrillo
Diseño de vestuario: Nuria Marroquín
Productora ejecutiva: Martha Chávez

Y así, sin esperar tanto tiempo, las luces se apagaron. Comienzo comentando la parte musical y después la escénica.

Vocalmente, Genaro Sulvarán me ha parecido un buen Nabucco. Aprecié de él un timbre cálido y la nobleza justa de los barítonos verdianos, manteniendo la línea vocal durante en gran parte de la función. Conmovedor en su escena Dio di Giuda en el cuarto acto y el tan temido dueto con la Abigaille del tercero a la altura, dándole una genial réplica a la usurpadora. Con mucho gusto le volvería a escuchar haciendo otro papel verdiano.

Quiero creer que la noche de ayer Elena Pankratova estaba enferma o afectada por la altura. Y es que su Abigaille fue el “ya merito” de la noche. Graves medianos, agudos desiguales (algunos gritados, otros de plano ni existían), dificultades en las agilidades. Timbre bello, con ese metal típico de las voces de las latitudes eslavas y aunque tienen la fama de ser voluminosas, por momentos su voz fue tapada por la orquesta. Personalmente, al escuchar este papel siempre espero cierto arrojo por parte de la cantante en cuestión (sobre todo en su escena y aria del segundo acto), no lo hubo con Pankratova, trató el papel con pinzitas. Espero que para el jueves mejore.

Otro que por momentos su voz desapareció fue la de Noé Colín quien hacía al sacerdote Zaccaria. Lo cual me extraña porque como Barak en la pasada tanda de Die Frau ohne Schatten le escuché mejor (y miren que la orquestación es más densa ahí) y aquí no tanto. Por momentos sus graves me daban la impresión de ser muy artificiales.

A pesar de que Fenena no tiene un gran momento para la lucidez vocal, Belem Rodríguez tuvo un muy buen desempeño. Timbre hermoso y con bellos graves (me hizo recordarla como Jezibaba en la Rusalka del año pasado), genial.

De manera general, un buen Ismaele de Carlos Arturo Galván, aunque por momentos escuchaba de él una voz artificial, sobre todo en el trío del primer acto con Abigaille y Fenena. No sé si escuché bien o mal.

Bien por los comprimarios.

¡Es admirable cómo suena el Coro del Teatro de Bellas Artes! Con cuánto profesionalismo y sentimiento han cantado en cada una de sus intervenciones, especialmente en el famosísimo coro de los esclavos hebreos Va, pensiero. Un momento conmovedor cuando se escucha y más si es en vivo. Felicidades a ellos y Alfredo Domínguez, director huésped del coro por su maravillosa labor.

Es mi primer Nabucco en vivo, entonces, no sé si la orquesta debe sonar tan fuerte como la hizo sonar el maestro Niksa Bareza. Por momentos sonaba tanto que llegaba a tapar a algunos cantantes solistas (Pankratova y Colín, concretamente). También hubo recortes a la partitura, la más notable a mis oídos fue en la cabaletta de Abigaille en el segundo acto.

Ahora, ¿qué les puedo decir sobre el elemento escénico? No estoy muy seguro. Decir que la puesta era fea sería mentir, hasta se notaba una hechura de buena calidad; pero que fuera la ideal sería engañar. Empiezo por describirles. ¿Se acuerdan de que en el 2009 la MET Opera de Nueva York estrenó una producción de La Sonnambula de Bellini firmada por Mary Zimmerman que causó controversia por situar la ópera en una sala de ensayos en tiempos modernos y al final, aparecer montada casi totalmente? ¿Sí? Bueno, pues algo parecido. En el Nabucco de ayer, nos situaron en el siglo decimonónico, concretamente en 1842, en los tiempos en los que el mismo Verdi se encontraba dirigiendo los ensayos del Nabucco dos semanas antes de su estreno. En el escenario del Palacio de Bellas Artes nos presentaron el vestíbulo del Teatro alla Scala, donde se llevaban a cabo los preparativos y ensayos. Vimos al mísmisimo Giuseppe Verdi dirigiendo cantantes, pelearse con los empresarios; Giuseppina Strepponi (bueno, Elena Pankratova caracterizada como ella) preparándose para abordar el papel más difícil de su carrera; al célebre Giorgio Ronconi (Genaro Sulvarán, pues) siendo recibido alegremente por todos los miembros de la compañía; el coro de La Scala (en el Coro del Teatro de Bellas Artes) aprenderse la obra, etc. El primer acto nos lo situaban dos semanas antes del estreno, el segundo a una semana, el tercero un día antes y el último ¡zaz! el vestíbulo de La Scala se transformaba en la escalinatas babilónicas, con leones alados y demás parafernalia porque ya era el día del estreno. Y ahí si te creías que estabas viendo Nabucco. Y digo “creías” porque al menos a mí me creaba problemas ver a Giuseppina Strepponi (perdón, Abigaille) gritarle sus cosas a Ismaele y Fenena y al término de su escena, salir corriendo con la vestuarista para probarse sus vestidos. Esos toques producto de la realidad que nos presentaban le quitaban el encanto y hasta dramatismo a tan heroicas escenas.

Paralelamente, y a manera de crear mayor “realismo”, mientras se llevan a cabo los ensayos previos al estreno, se nos presenta una historia paralela, donde un grupo de rebeldes encabezados por el hijo, sobrino, nieto, primo, hermano, no sé, lo ignoro de la vestuarista corren a refugiarse al teatro huyendo de la persecución de guardias austriacos. Mientras se lleva a cabo los “ensayos-ópera”, somos testigos de cómo Austria reprime y trata de mantener a raya al pueblo italiano en su región lombarda. En el “tercer acto-un día antes del estreno” observamos como uno de estos rebeldes es llevado al vestíbulo de La Scala donde cantantes, coristas y demás rinden un homenaje y consuelan a la vestuarista mientras entonan el Va, pensiero, el canto que sirvió en gran parte para unificar a este pueblo reprimido. La cosa finaliza con un gesto patriota y la proclamación de Víctor Emanuel de Saboya como rey de Italia. Conmovedor, sí, pero no creo que haya sido del agrado de todos en el foro.

¿Qué si fue un mal Nabucco? No lo creo, lo cierto es que muchos no habrán salido contentos, y mucho menos satisfechos. Y finalmente, me parece una reacción natural la división de opinión. Haciendo un consenso entre algunos asistentes conocidos, el intento de vanguardia del que todos los presentes fuimos testigos el domingo les resultaba chocoso, especialmente en aquellos que tienen más escuchada/vista/estudiada este título verdiano; mientras que para los que o no la conocían o la habían escuchado poco, resultaba interesante y agradable de ver.

Antes de finalizar, quiero dar nota de un detalle. De nueva cuenta, fuimos víctimas de los golosos que abren sus dulcecillos finamente empaquetados en una bolsa de celofán ruidoso y que esperan en el momento en que la orquesta está al mínimo para dar a notar que están por engullir algo. ¿Qué no se supone que se prohíbe el acceso a la sala con alimentos y bebidas? Realmente resulta molesto.

Como ya es costumbre, aquí les dejo unos enlaces para que los que ya asistieron y gusten recordar la bella música de Verdi o para los que aún no han ido y quieran ir calentando motores, les dejo esta grabación radiofónica. El año es 1960, en el teatro de la MET Opera. El reparto va así:

Abigaille – Leonie Rysanek
Nabucco – Cornell Macneil
Zaccaria – Cesare Siepi
Fenena – Rosalind Elias
Ismaele – Eugenio Fernandi

MET Opera Orchestra & Chorus

Director: Thomas Schippers.

Se trata de una función redonda, donde Cornell Macneil hace un excelente Nabucco, siendo él el más destacado de la noche. El Zaccaria de Cesare Siepi es estupendo para darle réplica al orgulloso rey babilonio. No tanto así (a mi gusto) la Abigaille de Leonie Rysanek, pero no molesta. El resto estupendo y Thomas Schippers al frente de la orquesta, haciendo los cortes habituales de aquél entonces. Tristemente esta grabación no cuenta con un gran sonido, sin embargo aún se deja escuchar. Seguramente esta misma grabación podrán encontrarla por otros medios y mejor calidad, editada por el sello Myto o por otros sellos independientes.

Parte 1   Parte 2

¡Hasta luego!

Anuncios
Published in: on junio 12, 2012 at 8:39 pm  Comments (2)  

FROSCH en Bellas Artes

¡Pero cómo disfruté la función de ayer! En serio que sí. No solo por que fuera una composición de mi adorado Richard Strauss, o porque me despertará cierta emoción presenciar tan monumental obra en el Palacio de Bellas Artes (como manifesté en mi entrada anterior). Pero es que realmente lo pasé muy bien. Sería mucho declarar que ha sido lo mejor que he visto presentado por la CNO, no. Pero si de lo que más me ha gustado.

Después de haber disfrutado de unos momentos muy amenos con algunas amistades, nos enfilamos al Palacio de Bellas Artes para presenciar esta función de Die Frau ohne Schatten (o Frosch para abreviar, de acuerdo como lo haría el mismo Strauss) cuyo estreno nacional ocurrió apenas tres días antes. Una ópera complicada para gran parte del respetable por muchas razones: una orquestación densa, cantada en su idioma original que no es el más cercano a las lenguas romance, larga duración, argumento plagado de enigmas, etc. Pero que al final de cuentas, representaba un acontecimiento y desde luego, yo no perdería la oportunidad de presenciarlo.

Ya ocupados nuestros asientos y casi a punto de iniciar, el recinto lucía ocupado si acado en un 70%, lo cual no me parecía extraño por las razones arriba mencionadas. Mientras estábamos en la plática pre-función, di un vistazo rápido al programa de mano para revisar algunos pormenores de la función.

El reparto compuesto por talento nacional y extranjero (¡gracias!):

El Emperador – Carlo Scibelli
La Emperatriz – Rebeca Nash
La Nodriza – Malgorzata Walewska
Barak – Noé Colín
Su mujer – Olga Sergeyeva
El Mensajero – Óscar Velázquez
Un centinela del umbral del templo – Anabel de la Mora
La aparición de un joven – Juan Carlos López
La voz del halcón – Ana Gabriella Schwedhelm
El tuerto – Josué Cerón
El manco – Octavio Pérez Bustamante
El jorobado – Víctor Hernández

Coro y Orquesta del Teatro de Bellas Artes

Director concertador – Guido Maria Guida
Puesta en escena – Sergio Vela
Diseño de escenografía – Philippe Armand
Diseño de vestuario – Violeta Rojas
Coreografía y movimiento actoral – Ruby Tagle
Director artístico del Coro del Teatro de Bellas Artes – Xavier Ribes

Prácticamente el quinteto principal compuesto de voces extranjeras. Seguramente, si se hubieran limitado a contratar solo talento nacional como en otras ocasiones, todo hubiera quedado seguramente en “buenas intenciones” y tendríamos que conformarnos con el pucciverdi de siempre con algún Donizetti y Rossini por ahí. Afortunadamente, no sucedió así con este título.

Poco tiempo pasado de las 5 de la tarde (uno o dos minutos), la sala empezaba a oscurecer, mientras una odalisca guiaba a un narrador que iría explicando la trama al inicio de cada uno de los actos de la función. Al terminar su discurso, salieron del escenario y entonces sí, inició la función.

No sé hasta qué punto mis comentarios sean objetivos, sigo aún con la emoción a flor de piel de haber presenciado con mis propios ojos tan monumental obra, pero intentaré ser lo más realista posible.

Como es habitual, iré por partes. Primero la vocal. Se dice que para cantar esta ópera, se necesitan voces especializadas en la composición straussiana, cantantes de primer nivel y es precisamente esa una de las razones por las que este título se represente poco.

Ladies first. Si bien me pareció que la voz de la australiana Rebecca Nash como la Emperatriz fue la más ligerita en cuanto a volumen, lograba ser audible frente a la orquesta. Nash tiene un timbre bonito, con agudos seguros y graves un poco menos. Más volumen tenía la voz de la soprano rusa Olga Sergeyeva  que hizo de la Tintorera (o la mujer de Barak) graves y centro interesantes y no por eso con agudos despreciables; es de esas voces cuya resistencia son ideales para estos roles straussianos, me encantaría escucharle una Elektra.

Mención aparte merece la mezzo polaca Malgorzata Walewska. Y es que hay que tener un vozarrón, saber manejar el volumen y mantener la línea para tan temerario papel como lo es el de la Nodriza. Agudos sostenidos y graves totalmente audibles, su voz tiene el metal incisivo típico de las voces de esas latitudes, con un conocimiento tal de su instrumento y la sabiduría (porque hoy en día lo es) de cómo manejarlo. Sin duda, la más meritoria de todos, a la que bravee mucho y que desde luego me encantaría volverla a ver en el escenario de Bellas Artes.

Es sabido que los papeles masculinos de Strauss son un tanto ingratos con los cantantes, sin embargo me parece que los ayer presentes salieron avante con su respectivo rol. Me sorprende bastante que un tenor italiano ande cantando Strauss, sin embargo, Carlo Sciebelli ha dado el ancho cantando el papel del Emperador. Por alguna razón (mi mala fe, supongo) pensé que en algún momento gritaría o algo así, pero para mi sorpresa no fue así. Tiene una voz ancha y buenos agudos, y aún así logra mantener esa calidez propia de los italianos. El Barak a cargo del bajo mexicano Noé Colín también a la altura, si bien por momentos era tapado por el vozarrón de los otros, se hacía oír muy bien por todo el teatro, lo cual para mí es un gran logro hacerse oír a través de tan densa orquestación. Bravo por los caballeros.

El resto de los comprimarios, elenco nacional, muy cumplidores, completando la parte vocal de manera satisfactoria.

Es importante destacar la gran labor de los cuerpos corales que participaron en esta función: El Coro del Teatro de Bellas Artes, la Schola Cantorum de México y el Grupo Vocal “Caritas”. Personalmente, jamás había escuchado tan potente al coro del Teatro, enhorabuena por ellos.

Una maravillosa y apasionada dirección musical por parte del maestro Guido Maria Guida, matizando maravillosamente, haciendo sonar y hasta rugir a la orquesta del Palacio de Bellas Artes. Y logró algo que yo no creí posible: ¡hacer sonar afinados los alientos! Cornos, trompetas, etc, sin afear la rica y complicada orquestación straussiana. Más de 100 músicos en acción, ¿no es para emocionarse? Fue una emoción indescriptible escuchar las fuerzas de la orquesta ejecutando esas notas orgiásticas de Strauss en todo su esplendor, volumen. Cornos y tubas wagnerianas, trombones, trompetas, percusiones, hasta un órgano. Hay quienes consideran la música de Strauss como ruido. Si yo escuchara un ruido así en las calles de esta ciudad, no me molestaría.

En la parte visual/escénica, la puesta en escena minimalista de Sergio Vela cumplió satisfactoriamente, con algunas fallas que ya mencionaré. Aprovechando los nuevos recursos tecnológicos que el Palacio de Bellas Artes tiene desde hace poco menos de dos años, tenemos desniveles con estructuras que suben y bajan, un constante fondo azul que hace del palacio del emperador, la casa de Barak y el templo de Keikobad, principalmente.

Al ser esta una ópera situada en una época legendaria, los escenográfos y registas se pueden dar el lujo de jugar con los ambientes (corríjanme si me equivoco) y a grandes rasgos lo visto ayer no molesta, aunque si hay cosillas que me chiflan un poco, principalmente las olas “de carton” (así se veían desde mi localidad) mal cortadas con la barca coquetona y rústica que transportaba a la Emperatriz y a la Nodriza hasta el templo de Keikobad o ese horrendo marco de luz neón (?) que también se vio en la pasada Traviata: visualmente, cansa mucho la vista. Un poquito de coordinación no les vendría mal, pues mientras aún vemos volando por medio de arneses en la parte superior a las bailarinas caracterizadas como la Emperatriz y la Nodriza al llegar a la casa del tintorero, las cantantes ya están en a nivel del piso iniciando sus partes.

Mucho se ha comentado y discutido la cantidad de recursos gastado para el montaje de esta ópera, una cifra alta y que puede rayar en el escándalo. Personalmente, contando con los efectos de producción y la plantilla de cantantes, coros y orquesta contratada por cuatro funciones, logística y demás, me parece demasiado. Dicen que hablar de dinero es una banalidad cuando se trata de arte. A mí no me lo parece, menos en la situación económica en que nuestro país se encuentra y agregando que faltan todavía otros títulos de la temporada de ópera por presentar. También faltaría conocer de donde han provenido los recursos. Veamos qué sucede.

Sí, fue una función altamente disfrutable, detallitos por aquí y por allá, pero que finalmente no molestan demasiado cuando se mira en su totalidad. Y sí, salí muy contento.

Una verdadera pena que el foro no luciera lleno para contemplar esta magna obra. Entiendo que Die Frau ohne Schatten no es un título que llame mucho la atención o que sea altamente conocido, y casi puedo apostar que los que acudieron a la función del domingo son auténticos diletantes en su mayoría que saben que Strauss es más que Salome y Der Rosenkavalier. Qué tristeza que se hayan perdido tan genial función. Si alguno aún no la ha visto y tiene boletos para asistir, vaya, le gustará, y olvídese de que estará dentro del teatro por cinco horas, realmente disfrutará.

Lo que sí me parece definitivamente triste es que se esté perdiendo el respeto por el trabajo de los músicos y cantantes que están trabajando ahí en el foso o sobre el proscenio. Explico: Más de una vez (lamentablemente) pude escuchar los ruidos de gente que abría sus empaques de celofán con dulces o cacahuates, el ruido al abrir sus latas de refresco e incluso como a algún emocionado (o dormido) se le caía la lata vacía (supongo) cuando la orquesta era tan reducida. Me parece una total falta de respeto ya no solo a los músicos y cantantes, sino incluso para el resto del público que está disfrutando de la música.

No resta más que esperar que sorpresas nos deparan para la siguiente tanda de Nabucco que tiene programada para el mes que viene.

Si ustedes se perdieron la oportunidad de asistir o si quieren revivir en sus oídos esta maravillosa ópera, aquí les dejo (como es costumbre) una grabación de la misma. Se trata de una de las funciones realizadas hace diez años en el escenario de la MET. El reparto es el siguiente:

La Emperatriz – Deborah Voigt
El Emperador – Thomas Moser
Barak – Wolfgang Brendel
Su mujer – Gabriele Schnaut
La Nodriza – Reinhild Runkel
Un mensajero –  Eike Wilm Schulte
La voz del halcón – Julia Faulkner
El Jorobado – Allan Glassman
El Tuerto – Timothy Nolen
El Manco – James Courtney

Coro y orquesta de la MET Opera, dirigidos todos por el director Christian Thielemann. Una muy buena función, con el quinteto principal muy bien plantado. Si bien Thomas Moser luce con los agudos algo apretados, conoce el rol y aún lo saca adelante. Las damas están simplemente maravillosas. Espero les agrade.

Parte 1   Parte 2   Parte 3

Parte 4   Parte 5   Parte 6

Published in: on mayo 7, 2012 at 11:18 pm  Comments (1)  

Crónica de una feliz muerte en Venecia

This is frenzy, absurd.
The heat of the sun must have made me ill.
So longing passes comes back and forth
Between life and the mind.
Ah, don’t smile like that!
No one should be smiled at like that.
I love you.

Afiche Muerte en Venecia

Basada en el libro “Der Tod in Venedig” de Thomas Mann, editado en 1912, la historia de la ópera “Death in Venice” (Muerte en Venecia), compuesta por Benjamin Britten, se centra en Gustav von Aschenbach, escritor cincuentón en plena crisis creativa, que viaja a Venecia para recuperar su inspiración y lo que termina trastornado a causa de su enamoramiento por Tadzio, un jovencito que también pasa sus vacaciones en Venecia con su familia, justo en el momento en que la ciudad está siendo arrasada por la plaga del cólera. El argumento parece simple y no habrá quien lo catalogue de una historia de amor entre homosexuales tal como lo hizo en su momento Joan Cross(o de temática gay, si se quieren sentirse modernos); pero va más allá de eso.

No se trata de cómo le llega su segundo aire un hombre maduro al ver a un chico, ni de la idealización (mucho menos consumación) de su amor, no es la versión homoerótica de la novela Lolita de Vladimir Navokov y que después Stanley Kubrick (y tiempo después Adrian Lyne) hicieran película.

 

Muerte en Venecia puede interpretarse de diferentes maneras, algunas más complejas que otras y dicha apreciación dependerá de la percepción propia. Personalmente, pienso que presenta la lucha entre lo ideal y lo real,  el pensamiento y la belleza (representado por el dios Apolo) contra lo carnal y la pasión (representado por el dios Dionisio), una lucha que culminará con el desgaste y posterior colapso del personaje principal.

La historia de su gestación va más o menos así: Britten mantenía desde hace años la idea de realizar una adaptación operística del título de Thomas Mann, y solicitó la aprobación de Golo Mann en 1970, hijo del autor y a quién conoció durante su exilio en Estados Unidos. La respuesta fue afirmativa. Por aquel mismo tiempo, el controvertido Luchino Visconti hacía su versión fílmica de la misma historia.

El compositor comenzó al año siguiente a trabajar con su acostumbrado equipo: El tenor Peter Pears, su pareja sentimental y cantante protagonista en las anteriores óperas de Britten; Myfanwy Piper, crítica de arte y anterior libretista de dos trabajos previos de Britten (The Turn of the Screw y Owen Wingrave); John Piper, pintor y escenógrafo (esposo de Myfanwy). Durante ese año, vacacionaron en Francia donde comenzaría a realizarse la adaptación y más adelante, viajaron a la propia Venecia para afinar detalles de la obra que ya empezaba a tomar forma.

En la novela de Thomas Mann, Aschenbach y Tadzio jamás llegan a cruzar palabra, y Britten y M. Piper debían encontrar la manera de resolver para su ópera la ausencia de un diálogo entre el personaje y su obsesión. Decidieron que ni Tadzio ni ninguno de sus relacionados tuvieran voz, y que solo a través de movimientos expresaran su parte, de ahí que dichos roles sean encarnados por bailarines, lo que obligó a Britten a incorporar a su equipo a Frederich Ashton, coreógrafo con el cual mantenía una amistad de años. La música donde tiene cabida Tadzio fue aderezada con el exótico sonido del “gamelan”, un conjunto de percusiones típico en la música indonesia y del cual el compositor quedo fascinado durante su estancia en Bali, agregando una extrañeza inusual a su partitura, extrañeza percibida por Aschenbach cuando ve en Tadzio todo aquello que él jamás se ha permitido vivir.

Peter Pears como Gustav von Aschenbach

Ya en 1972, Britten se dedicaba a escribir el borrador de la partitura, aún introduciendo cambios y ajustes, con algunas ligeras interrupciones. Su trabajo de composición finalizó el año siguiente y el estreno se llevo a cabo el 16 de junio de 1973, en el marco del Festival de Aldeburgh que se realizaba en The Maltings, Snape, Inglaterra. El compositor no pudo ni estar al frente de los ensayos y mucho menos asistir al estreno mundial de la que sería su última ópera, debido a una operación quirúrgica. Solo hasta que el Covent Garden la programó en octubre del mismo año, Britten pudo ver su obra culminada. Tres años después, Britten muere.

Desde su estreno, “Death in Venice” fue objeto de escándalo en los arraigados sectores conservadores de la sociedad y al solo considerarse una simple historia homosexual que podría  incitar esta conducta “inmoral” entre quienes la presenciaran. En algunas ciudades inglesas, la ópera fue prohibida para su representación.

Hay quienes sostienen varias semejanzas entre el escritor Gustav von Aschenbach y el propio Benjamin Britten. Una de ellas es el estancamiento intelectual de ambos en la edad madura: Mientras Aschenbach no encuentra la inspiración necesaria para seguir con su vocación, Britten estaba en un “período de sequía” después del estreno de su “War Requiem”. Otra de ellas es la atracción por hombres jóvenes: Así como Aschenbach se enamora del pequeño Tadzio, es sabido de la constante atracción de Britten hacia los jovencitos y sus coqueteos con ellos (pese a su relación estable desde 1937 con su compañero sentimental, el tenor Peter Pears).

Benjamin Britten en 1979

Las semejanzas van más allá de estas simplezas: en el libro de Mann, se detalla a Aschenbach de la siguiente manera “había crecido […] aislado, sin amigos, dándose cuenta prematuramente de que pertenecía a una generación en la cual escaseaba, si no el talento, sí la base fisiológica que el talento requiere para desarrollarse; a una generación que suele dar muy pronto lo mejor que posee y que rara vez conserva sus facultades actuando hasta una edad avanzada”. Por su parte Britten no tenía muchos amigos y a pesar de la genialidad de sus trabajos, aún escandalizaba la Inglaterra de la posguerra que seguía siendo en buena parte victoriana.

El año lírico en nuestro país dio inicio el 2 de febrero con la reposición de este título que nos ocupa. Yo asistí a la función de ayer,  5 de febrero.

El reparto fue el siguiente:

Gustav von Aschenbach – Ted Schmitz
El viajero, el dandy entrado en años,
 el viejo gondolero, el gerente del hotel,
el barbero, el jefe de los cómicos
y la voz de Dionisio – Armando Gama

La voz de Apolo – Santiago Cumplido
Tadzio – Ignacio Pereda
Jaschiu – Julio Landa

Orquesta y coro del Teatro de Bellas Artes
Director: Christopher Franklin

Es de destacar que el papel principal (Aschenbach) sea muy demandante para el cantante que se ponga a cantar con él, es largo (casi siempre está en escena), todo lo que se percibe desde su óptica y entendimiento lo que requiere una gran variedad de matices vocales. Indudablemente, solo un tenor de las características expresivas de Pears podría ser el indicado para realizar este maratónico papel (más de dos horas). A pesar de ser una dura prueba, el tenor norteamericano Ted Schmitz salió bien librado de ella. Un timbre bello, facilidad para los agudos y una voz expresiva que corre por todo el teatro, además de poseer muy buenas dotes histriónicas. Me gustaría escucharlo de nuevo cantando algo de Mozart, más Britten y como Tom Rackwell de The Rake’s Progress.

Ted Schmitz como Aschenbach y Armando Gama como el Dandy

John Shirley-Quirk fue elegido por el compositor para dar vida a nada menos que a siete diferentes personajes a lo largo de la ópera. La voz de bajo-barítono de Shirley-Quirk daba un toque tenebroso a cada uno de esos personajes, que de una manera u otra, todos ellos anuncian muerte a Aschenbach. Armando Gama resulto idóneo para el papel, su voz oscura contrastaba perfectamente con el timbre luminoso de Schmitz, y a la par para las cuestiones histriónicas.

Britten escribió de manera ex profeso el papel de la voz de Apolo para la cuerda de contratenor, un tipo de voz usualmente relegada al repertorio antiguo y a veces, como sustituto para los papeles originales para castrato en un tiempo en que dicha cuerda no era aceptada y desgraciadamente, aquí en México aún no encuentra mucha cabida en el gusto del público en general. El instrumento del contratenor James Bowman era el óptimo para dotar ese carácter etéreo necesario para la voz de Apolo. Y para esta función, fue Santiago Cumplido quien encarnó al dios griego, iniciando un poco flojo pero desempeñándose al final muy bien.

Santiago Cumplido como la Voz de Apolo

Dentro del cuerpo de ballet, es de destacar la participación de Ignacio Pereda, dando un Tadzio inocente y a la vez poseedor de una sensualidad que desconoce, al igual que la de Julio Landa como Jaschiu.

La orquesta bien llevada por el director Christopher Franklin, imprimiendo la fuerza necesaria en determinadas partes (como la confrontación entre Apolo y Dionisio) hasta lograr lecturas intimistas (Aschenbach analizando sus sentimientos). El coro dirigido por Xavier Ribes muy bien desempeñado.

Completando una escenografía muy funcional, el diseño de vestuario y la iluminación. El escenario por momentos se convertía en los famosos canales de Venecia, en la Plaza de San Marcos y en momentos en un hotel gracias al movimiento de paredes, el desplazamiento de tarimas para dar lugar a los canales, góndolas, etc.; el vestuario en tonos blancos o negros, incorporando el color rojo en los personajes para el barítono y más tarde para el tenor.  Todos estos componentes muy acertados.

Considero que esta función presenciada por un servidor el día de ayer ha sido una de las mejores cosas que he visto en Bellas Artes. Me da gusto ver que en Bellas Artes se puedan presentar espectáculos de este tipo, de gran calidad e ingenio, la combinación de talento nacional y extranjero. Su inclusión dentro de esta temporada me parece un acierto, a pesar de no ser una ópera de repertorio y además, de que aquí “adolecemos” por la preferencia por el Pucciverdi.

Finalmente, les dejo una grabación de esta ópera, a manera de ilustración, que proviene de una de las funciones del año pasado que programó el Teatro alla Scala de Milán, que además supuso su estreno en dicho teatro. El reparto fue el siguiente:

Gustav von Aschenbach – John Graham-Hall
 El viajero, el dandy entrado en años,
 el viejo gondolero, el gerente del hotel,
el barbero, el jefe de los cómicos
y la voz de Dionisio – Peter Coleman-Wright
La voz de Apolo – Iestyn Davies
Tadzio – Alberto Terribile
Jaschiu – Jacopo Giarda

 Orchesta e coro del Teatro alla Scala
Director: Edward Gardner

Parte 1 y Parte 2

Espero les guste la grabación.

Por último, solo quisiera retomar esta pequeña anécdota que viene incluida en el programa de mano de las funciones, para todos aquellos lectores que no pudieron asistir o que no podrán hacerlo, ya que vale la pena conocerla. Es el maestro José Octavio Sosa quien escribe, que allá por septiembre de 1967, Peter Pears se presentó en el Palacio de Bellas en un recital dedicado a obras del mismo Britten y Schumann ante una concurrencia pequeña, lo acompañaba en el piano el mismo Benjamin Britten. Una pena que tan distinguidos artistas hayan pasado tan desapercibidos en nuestro país.

Published in: on febrero 7, 2012 at 8:58 am  Comments (2)  

Amazing Grace – Jessye Norman en Bellas Artes

De acuerdo al SMN, se había pronosticado lluvia y chubascos para la zona central del Distrito Federal, justo por la ubicación del Palacio de Bellas Artes, ubicado a pocos pasos del corazón de México. Pero ni Tláloc ni nadie evitaría que el público mexicano pudiera disfrutar de la voz de una de las aún vivientes leyendas del canto lírico, que es estandarte tanto del arte lírico como popular así como exponente del talento afroamericano y activa altruista: la soprano estadounidense Jessye Norman.

Jessye Norman en Bellas Artes

Pocas veces, la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes se llena de toda la musicalidad, misticismo y alegría que una gran voz como la de Jessye Norman puede generar por sí sola, acompañada modestamente por un elegante piano ejecutado por el maestro Mark Markham. ¿Cómo podría calificar el trabajo de esta dupla? Como una maravilla. ¿Y el concierto? Como una bocanada de cielo puro.

Quizá el repertorio elegido por la soprano y su acompañante no es el que genera más entusiasmo y quizá se le califique de agringado, pero ello no quiere decir que no sea bello, apasionado y entregado y que después de todo, no todo lo que da Estados Unidos en cuanto a música se refiere tiene que centrarse en una conocida cantante-performancer. Recuerdo como la señora que se había sentado a mi lado se quejaba amargamente de como ella esperaba “una Carmen” o “un Tristan und Isolde“.

Con un ligero retraso de casi diez minutos de la fecha marcada como inicio; Jessye Norman salió al escenario, ataviada en un sobrio vestido en tonalidades rosáceas (¿violeta?, ¿fucsia?, ¿rosa mexicano?) y acompañada por el pianista Mark Markham, siendo recibida con la ovación del público sin apenas haber abierto la boca para cantar.

Jessye Norman en Bellas Artes 01

Dividido en cuatro ciclos, Jessye optó por ofrecer un homenaje sintetizado a la larga tradición de Musicales que se ha generado en su país, es música que la misma Norman ha escuchado y la cual también la ha podido inspirar, así como cantantes que quizá ha esperado imitar en lo interpretativo y que han tenido gran influencia no solo en su propia vida musical, sino en la de todo sus connacionales. Los dos primeros ciclos mostrarían la gran variedad que el género ha dado, mientras que los dos últimos servirían como tributo a Odetta, Lena Horne, Ella Fitzgerald, Nina Simone y Duke Ellington, grandes nombres asociados al mismo.

Celebración del musical americano

I

Somewhere (West Side Story) – Bernstein
You’ll never walk alone (Carousel) – Rodgers & Hammerstein
But not for me (Girl Crazy) – George Gershwin
I got rhythm (Girl Crazy) – George Gershwin

II

The man I love (Lady, be good) – George Gershwin
Sleepin’ bee (House of flowers) – Arlen
Climb ev’ry mountain (The Sound of Music) – Rodgers & Hammerstein
Lonely town (On the town) – Bernstein
My man’s gone now (Porgy and Bess) Gershwin

III

Another done gone man – Tradicional
Stormy Weather – Arlen
Summertime (Porgy and Bess) – Gershwin
My baby just cares for me – Donaldson Kahn

IV

Meditación para piano – Duke Ellington
Don’t get around much anymore – Duke Ellington
I’ve got it bad and that ain’t good – Duke Ellington
It don’t mean a thing if it ain’t got that swing – Duke Ellington

Aparentemente, un repertorio no precisamente exigente en cuanto a lo vocal y que no presentaría un problema importante para las tablas de Norman. Nada más equivocado que eso. Es un repertorio en el cual debe interpretarse además de cantarse, convertir lo conocido en algo totalmente nuevo y mejor/peor aún: dejar huella en él, y Jessye Norman lo logró, con su exquisito arte, su inconfundible voz, sus increíbles habilidades musicales y su majestuosa presencia. Cada una de sus recreaciones de un repertorio tan conocido se ganó el aplauso al término de cada una y la ovación del respetable en determinadas ocasiones.

En cuanto a cuestiones vocales, su voz sigue siendo poderosa, sobre todo en los graves y la zona media. Su habilidad para los pianissimi es aún latente y esa musicalidad innata estuvo siempre presente, sobre todo en aquellas versiones jazzeadas o con swing en los cuales, Norman no dejo de transmitir todo el sentimiento requerido. El respetable no podía más que callar y dejarse llevar por sentimientos tan polarizados entre lágrimas y risas. Efectivamente, el agudo no es su fuerte, cosa que a nadie en la sala le importó.

Una vez finalizado el programa concertado, fue tanto el clamor del público y las ganas de la soprano por estar con nosotros y brindarnos más de su arte, que nos ofreció dos bises: El primero el espiritual He’s got the whole world in his hand y el segundo la fabulosa Amazing Grace, que inició primero tocando el piano por ella misma y después, dirigiendo al público al que pidió que le acompañara con un murmullo al ritmo de tan hermosa canción. El resultado es difícil de descifrar, yo lo calificaría como “algo que no fue de este mundo”.

Jessye Norman en Bellas Artes 02

Fueron dos horas maravillosas en las cuales Jessye Norman nos mostró que sigue vigente y que aún la tenemos por un rato. Que cuando los años de experiencia y calidad vocal hablan por el artista, no es necesaria toda esa parafernalia que las casas discográficas hacen hoy en día para dar a conocer a cantantes líricos de dudosa profesionalidad e incluso talento necesario. Ojalá este tipo de artistas de talla internacional y de talento indiscutible pudieran venir más seguido a México.

Gracias por haber venido Jessye Norman, por regalarnos una noche mágica auténtica de gozo, de alegría y de deleite, pues los que realmente apreciamos la música (conociéndola o no) sabremos apreciar infinitamente.

Jessye Norman en Bellas Artes 03

Antes de finalizar este post, quiero agradecer a un asiduo lector y amigo por permitirme usar imagenes captadas por él mismo tan ilustrativas por su excelente ubicación: Alejandro Macías. Gracias por compartir este invaluable material y también por captar, aunque sea unos minutos, parte de su interpretación en The Man I Love. A continuación, les dejo dos videos que pudé captar desde mi localidad, espero los disfruten.

My man’s gone now

Summertime

The man I love*


*Video captado por Alejandro Macías

Published in: on marzo 30, 2011 at 6:28 am  Comments (3)  

Rusalka de Dvòrak en Bellas Artes

Continuando con la actividad operística en nuestro país, y en el marco del Festival de México en su edición número 11, fue presentada ayer (en su segunda función) la ópera Rusalka de Antonín Dvorak.

Rusalka hace su (afortunado) debut en tierras mexicanas a 110 años de su estreno en Praga, y como muchas otras obras, que cuentan con una gran belleza musical, sigue siendo una rareza dentro del repertorio operístico, pero de la cual tuvimos la fortuna de disfrutar en nuestro país.

El reparto completo va de la siguiente manera:

Rusalka: Elisabet Strid
Príncipe: Ludovit Ludha
El Espíritu de las Aguas: Alexander Teliga
Ježibaba: Belem Rodríguez
Princesa Extranjera: Celia Gómez
Guardabosques: Antonio Duque
Un joven cocinero: Sandra Maliká
Cazador: Néstor López
Tres Ninfas: Lucía Salas, Edurne Goyarzu, Nieves Navarro.

En el podio el maestro Ivan Anguélov al frente de la Orquesta y Coro del Teatro de Bellas Artes.

Suele esperarse que el cantante protagonista sea quien sobresalga de entre todos (por eso es el/la protagonista) sin tener que depender del resto del reparto. Y así sucedió anoche. Es la primera vez que escucho a la soprano Elisabet Strid y me he llevado una grata sorpresa. La sueca, encargada de darle voz a Rusalka, posee la voz justa para este tipo de papeles y que es muy común encontrar en las voces originarias de dichas latitudes: homogeneidad pura, un metal platinado y no por ello frío, interpretativa y musical, manteniéndose en la línea desde principio a fin. Ha sido ella la principal ovacionada (y con justa razón) de la noche con una interpretación emotiva y convincente, en especial por su aria principal “Měsíčku no nebi hlubokém”. ¡Enhorabuena para Strid!

El rol de Ježibaba fue cantando por la mexicana Belem Rodríguez, ofreciendo una bruja de voz imponente aunque de maneras caricaturescas (que pueden no ser propias). Me ha sorprendido lo bien que ha cantado con sus medios: una voz metálica, incisiva y bien impostada, audible en todo el lugar. Igualmente ovacionada por los asistentes, y con justa razón. Una bruja perversa pero muy buena de voz.

Ludovit Ludha realizó un Príncipe con medios muy justos. Con una voz discreta en cuanto a volumen que llegó a ser opacada por la densa orquestación de Dvòrak, falto cierto arrojo e intención. Dentro de lo audible, se escuchaba un timbre limpio, pero el gran problema del cantante fue ese, el volumen. Desconozco si se deba a la altura del lugar, algún resfriado o a una simple mala noche en la cual la voz no estaba en su punto óptimo. No fue el más ovacionado de la noche.

El bajo polaco Alexander Teliga, quien dio vida al Espíritu de las Aguas, comenzó flojo, con una voz que le costó calentar todo el primer acto, pero durante el segundo y tercero su voz tomó lo que podría decirse un segundo aire. Conmovedora durante su aria del segundo acto “Běda! Běda! Celý svět nedá ti”. En todo el tiempo, mostró gran musicalidad.

La Princesa Extranjera encontró vida en la voz de Celia Gómez, quién empezó también baja pero calentó y logró darse a notar.

El resto del reparto a la altura, y es de reconocer su dominio sobre un idioma totalmente diferente de las lenguas romances y que han sabido cantar con gran habilidad, destacando al trío integrado por Lucía Salas, Edurne Goyarzu y Nieves Navarro como las tres ondinas.

La dirección musical corrió a cargo de las afortunadas manos del director búlgaro Ivan Anguélov, quién demostró su conocimiento sobre la partitura de Dvòrak. Aunque los metales de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes no se mantuvieron al orden, sonando casi en todo momento muy estridentes (sobre todo los cornos, un problema similar que pude percibir en el pasado Fidelio).

A pesar de la poca intervención del Coro del Teatro de Bellas Artes, es necesario hacerles un reconocimiento justo, aunque fueron tapados durante su última intervención en el tercer acto por la orquesta.

El cuerpo de ballet hizo su aparición dentro del segundo acto. Siento no poder detalles de su desempeño, ya que mis conocimientos sobre ballet son más que raquíticos, aunque fue visible que el pequeño espacio que tuvieron para hacer sus movimientos fue un problema para ellos.

En cuanto a lo visual, es necesario destacar la creatividad de Jorge Ballina quien a través de una estructura ligera sostenida por arneses que subía y bajaba nos daba la sensación de estar sumergidos en el mundo acuático o llevarnos a la superficie, con ayuda de diversos montículos movibles para la entrada o salida de los personajes (como la espectacular entrada de Ježibaba) durante el primer y tercer acto, ya que durante el segundo (que se desarrolla en el castillo del Príncipe) fueron tarimas, barandales y candelabros los elementos de la escenografía. Es de reconocer de igual manera el trabajo de Eloise Kazan con un vestuario más bien inspirado en cuentos fantásticos disneylanderos (especialmente el de Ježibaba y el del Espíritu de las Aguas).

Debo reconocer que no conozco mucho acerca de la regia y todo lo que a la actividad se refiere, pero debo decir que el trabajo de Enrique Singer me ha gustado, adaptándose al libreto, aunque con alguno que otro detalle que me ha contrariado, como aquella pseudo-relación afectiva entre el Espíritu de las Aguas y Ježibaba o la quasi escena lésbica de las ondinas (no quiere decir que me moleste, y desconozco las indicaciones del autor en dichas escenas).

Rusalka aún se sigue presentando en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México, por dos fechas más: Jueves 17 a las 20:00 horas y Domingo 20 a las 17:00, si tienen oportunidad de asistir a alguna de las funciones no duden en hacerlo, me parece que disfrutarán de un gran espectáculo.

Después de esta serie de funciones, nos queda esperar la presentación de la soprano estadounidense Jessye Norman en el mismo foro, presentando lo que parece ser un programa compuesto por piezas del musical americano. Más adelante, se habla de llevar a escena las desventuras del pueblo judío y su tiempo como esclavos del rey babilonio Nabucodonosor o también de las histerias y celos de una célebre cantante romana, su nacionalista pintor y un perverso jefe de policía.

Published in: on marzo 15, 2011 at 6:19 am  Comments (3)  

Oro, apuestas y una dama – La Fanciulla del West desde la MET Opera

Fue el día de ayer que tuvo lugar la quinta transmisión de la temporada 2010-2011 en HD desde la MET Opera. Se trató de una de las óperas de Giacomo Puccini y que recién cumplió su aniversario centenario en el mismo teatro: La Fanciulla del West, ópera en tres actos.

Los involucrados en esta función de matinée fueron como sigue:

Minnie: Deborah Voigt
Dick Johnson: Marcello Giordani
Jack Rance: Lucio Gallo
Joe: Michael Forest
Bello: Richard Bernstein
Harry: Adam Laurence Herskowitz
Happy: David Crawford
Sid: Trevor Scheunemann
Sonora: Dwayne Croft
Nick: Tony Stevenson
Ashby: Keith Miller
Cartero: Edward Mout
Castro: Jeff Mattsey
Billy Jackrabbit: Philip Cokorinos
Wowkle: Ginger Costa-Jackson

Producción: Giancarlo del Monaco
Dirección Musical: Nicola Luisotti

Por alguna razón que aún no entiendo, Fanciulla nunca ha contado con el mismo favor de parte del respetable que sus otras hermanas como Tosca, Butterfly, etc. Tal vez sea por que se considere que hay mucho relleno, o ese final feliz que no termina de cuajar, en realidad no tengo idea, lo cierto es que no es un título nada fácil de cantar y tampoco de es fácil de dirigir. He aquí el resultado (bastante personal) de la función de ayer.

Es la primera vez que escucho a Deborah Voigt en un papel pucciniano, suelo asociar su nombre a Wagner o Strauss. No es que sea mala cantante, sin embargo creo que el repertorio verista le es algo ajeno (a pesar de que ya ha cantado más papeles italianos). Su timbre suena desgastado y en momentos apagado. Aún así, aún muestra algunos brillos. Es muy aplaudible su compenetración con el personaje, mostrándose muy histriónica y simpática. Veamos qué tal le va en su próximo debut en el rol principal de Die Walküre de Wagner (y de la cual también habrá transmisión).

Cumplidor y hasta destacable pondría la labor de Marcello Giordani. El tenor consentido de la MET ha sacado la casta, sobre todo en las notas agudas que tan seguras son en él, con sus respetivos puntos flacos en los graves (y Dick Johnson tiene varias notas bajas), pero que ha salido avante en todo. Comprende el canto verista y eso es notable.

Quién no terminó de agradarme, para nada, ha sido el barítono Lucio Gallo. Voz gruesa y carente de morbideza, muy bruta, y no por tratarse de una ópera verista debe declamarse ni gritarse, sino cantar.

El resto de los comprimarios, sin falta alguna, destacando quizá a Dwayne Croft como Sonora y a Keith Miller como Ashby.

Muy acertada la orquestación de Nicola Luisotti, conservando el sello de Puccini en la partitura y apoyando a los cantantes en todo momento, dirigiendo a la orquesta todoterreno de la MET.

La tradicionalista producción de Giancarlo del Monaco puede verse en un DVD grabado con anterioridad, dónde el trío principal está compuesto por Barbara Daniels, Plácido Domingo y Sherrill Milnes.

La siguiente transmisión a proyectarse en diferido será de la ópera contemporánea Nixon In China de Adams ya no el 12 de febrero, sino el siguiente fin de semana a ese día (19 de febrero), en teoría por algunos problemas técnicos, donde James Maddalena hará el papel principal.

Hasta entonces, y si no sucede algo antes, la crónica.

Published in: on enero 9, 2011 at 12:47 pm  Comments (1)  

Triángulo real intenso – Don Carlo desde la MET Opera

Ayer tuve la oportunidad de asistir a la transmisión de la que muchos creemos y llamamos OPERON: Don Carlo de Giuseppe Verdi, versión en cinco actos, presentada por la MET Opera de Nueva York.

Los involucrados fueron como sigue:

Elisabetta di Valois: Marina Poplavskaya
Principessa di Éboli: Anna Smirnova
Don Carlo: Roberto Alagna
Rodrigo, marchese di Posa: Simon Keenlyside
Filippo II: Ferruccio Furlanetto
Il Grande Inquisitor: Eric Halfvarson

Producción: Nicholas Hytner
Dirección musical: Yannick Nézet-Séguin

Don Carlo puede ser no tan fácil de escuchar por las siguientes razones: Larga duración, largos saltos en la historia, diferentes sub-tramas, etc. Sin embargo, es innegable la belleza de su partitura y sus apasionados textos. Un auténtico OPERON.

No ha sido una función para recordar, pero sí con muchos aciertos y buenas cosas. Empecemos por ellas.

Quien realmente se ha ganado las palmas a pulso ha sido el bajo Ferruccio Furlanetto como el rey Filippo II. Con una voz poderosa y las muchas tablas que posee, Furlanetto entregó un personaje tiránico y atormentado, aunque personalmente nunca me ha parecido agradable su intenso vibrato. El público lo premió al final de su gran aria “Ella giammai m’amo”.

 

Roberto Alagna es un tenor cuya voz me agrada mucho, aunque hay que reconocer que su voz ya no es tan solvente como antes (propio del crecimiento y evolución vocal), mantiene el color firme, sin embargo, es en el agudo dónde existe cierto temblor y así se demostró en numerosas ocasiones cuando tenía que subir a la parte aguda de su voz, estaba superior hace tiempo haciendo el mismo papel pero en su versión francesa. Aún así, el respetable le brindó numerosos aplausos. Escénicamente genial.

Es la primera vez que escucho algo de Anna Smirnova (bueno, la escuché por la transmisión durante la apertura de éste título en ésta temporada) y me ha sorprendido la potencia de su voz (prácticamente, se comió a muchos durante muchos conjuntos y concertantes). Un poco descuidada en los momentos agudos (en la “Canción del Velo”, los staccatos podían sonar inseguros), sin embargo, toda la zona centro y grave son auténticos cañonazos (para muestra, su “O don fatale”). Será interesante escucharla más adelante.

Simon Keenlyside podrá adolecer de la tan mentada italianitá, tan necesaria en las óperas (italianas, claro) y desde luego en Verdi, sin embargo, no tiene mala voz y hace un Rodrigo muy aceptable. Timbre aterciopelado como siempre y acoplado perfectamente con Alagna en los diferentes duetos y escenas que éstos tienen. Histriónicamente, el mejor.

Personalmente, esperaba más de Marina Poplavskaya. Pude escucharla también durante la apertura de éste título gracias a las transmisiones por internet que realiza la MET y aquella noche no fue la mejor para ella. La cosa mejoró ayer, sin embargo, había cosas evidentes, como que Elisabetta aún le queda muy grande. Además, mantiene dificultades en el pase hacia arriba, por lo cual sus notas altas y agudas suelen ser irregulares, esto es, a veces el agudo suena bien y a veces se ahoga o no llega bien, resaltando su zona centro que es muy bella. También es un tanto fría (actoralmente hablando). Arrancó braveos y aplausos al público al final de su gran aria “Tu che la vanita”.

La dirección del canadiense Yannick Nézet-Séguin fue correcta, cuidando y ayudando a los cantantes, manteniendo la fuerza y delicadeza dónde se requiere, matizando adecuadamente

La producción no es ninguna novedad (vaya, que ya se ha visto antes). Fue estrenada en la MET, sin embargo fue puesta por primera vez en la Royal Opera House de Londres hace no más de dos años, con un cast similar (Rolando Villazón el lugar de Alagna y Sonia Ganassi en lugar de Smirnova) y del cual ya existe registro en video. Interesante y actual, aunque no precisamente novedosa, tomándose algunas licencias (como un exorcismo durante el Auto de Fe en el tercer acto o la muerte de Don Carlo, no siendo éste su fin de acuerdo a Verdi). A manera personal, no me gustó la culminación del tercer acto, con la quema de los herejes, mostrando cadáveres consumiéndose en llamas. Si ya de por si la imagen de la inquisición es terrible, no hacía falta resaltarla más.

La siguiente transmisión a efectuarse será el 8 de enero del 2011 (menos de un mes). El título a presentar es La Fanciulla del West de Puccini, como parte de la celebración de su primer centenario de vida (y el cual ya he comentado más abajo). El cast lo forman Deborah Voigt como la tabernera Minnie, Marcello Giordani como el bándido Dick Johnson (Ramerrez) y Lucio Gallo como el sheriff Jack Rance. Dirige Nicola Luisotti y la conocida producción de Giancarlo del Monaco (y que puede verse en un registro en video con Plácido Domingo, Barbara Daniels y Sherril Milnes).

Published in: on diciembre 13, 2010 at 6:35 am  Dejar un comentario  

Fidelio de Beethoven en Bellas Artes

Después de un tiempo considerable de reparaciones, mejoras y atrasos, el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México abrió ayer sus puertas para el público diletante del género lírico y ha sido el Fidelio de Beethoven (en su versión de 1814) la obra escogida para reanudar las actividades líricas en Bellas Artes.

Fidelio, ópera en dos actos, no es un título común a presentar en los teatros (por desgracia) a pesar de la genialidad de su partitura. Afortunadamente, muchos ayer pudimos presencia de una función muy disfrutable.

 Los cantantes involucrados en la función de ayer 5 de Diciembre fueron:

Leonore/Fidelio – Elena Nebera
Marzelline – María Alejandres
Florestan – Francisco Araiza
Jaquino – Emilio Pons
Don Pizarro – Rubén Amoretti
Rocco – Carsten Wittmoser
Don Fernando – Guillermo Ruiz
Primer prisionero – Juan Carlos López Muñoz
Segundo prisionero – Arturo López Castillo

Contando con la dirección musical del maestro Niksa Bareza

Si existe alguien que se ha consagrado como la revelación de la noche esa fue la soprano Elena Nebera. Con su timbre oscuro pero bien coloreado ofreció un canto entregado y mesurado al mismo tiempo (algo realmente difícil de lograr), sin demasiada robustez en la voz, plena. Su interpretación del aria “Abscheulicher! Wo eilst du hin?” le valió un caluroso aplauso de parte del público ante una ejecución estupenda, con una única nota calada casi al final, una pequeñez para la magnanimidad antes exhibida. Histriónicamente genial

María Alejandres ha demostrado porque está en dónde está. Su voz que inició insegura, fue adquiriendo consistencia y brillo a medida que avanzaba la trama. Aún así, en su ejecución de “O wär ich schon mit dir vereint” sacó a relucir la pureza y belleza tímbrica que la caracterizan. Una Marzelline inocente, suficientemente bien intencionada.

Florestan es un papel cuya mayor dificultad radica en su aria “Gott! Welch Dunkel hier!” que más que elevadas notas o cadencias, requiere de resistencia por parte del cantante que lo lleve a cabo, resistencia que mostró ayer el afamado tenor Francisco Araiza, que si al final llegó un poco agotado al final de dicha aria no le impidió sentar una cátedra de interpretación, gracias a las muchas tablas con las que el maestro Araiza cuenta.

Los bajos-barítonos Rubén Amoretti y Carsten Wittmoser dieron geniales interpretaciones. Amoretti como el gobernador de la prisión Pizarro tuvo el mismo problema que Alejandres: inició con algunas dificultades que se fueron aminorando posteriormente, su timbre oscuro nos dio un Pizarro auténticamente malévolo. Wittmoser como Rocco se escuchó con una voz más robusta y con más volumen que Amoretti, manteniéndose genial en la totalidad de la ópera. La pequeña participación de Guillermo Ruiz en el pequeño papel de Don Fernando no fue la más destacable y no llego a ser mala, pero no pasó de ahí.

Una sorpresa interesante para mí resultó el tenor Emilio Pons como el despreciado Jaquino, un color de voz agradable sin embargo algo mediano de volumen.

La dirección musical de Niksa Bareza al frente de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes me pareció altamente destacable, matizando de manera precisa pasajes orquestales y corales (que tan complicados resultan ser). Su dirección en la Obertura de Fidelio resultó efectiva. Algo que por momentos me desconcertó fue el sonido de los metales, dándome la impresión de sonar “afónicos” (disculpen la falta de propiedad, pero desconozco el término correcto para describir el sonido que lobré percibir). Por lo demás, muy correcta.

Es necesario resaltar las intervenciones del coro, cuyos espectaculares pasajes fueron bien ejecutadas por el cuerpo del Coro del Teatro de Bellas Artes, en especial en toda la parte final de la ópera. Felicitaciones para Xabier Ribes.

A muchos nos ha parecido un gran acierto la producción pensada para éste Fidelio (para otros, pudiera parecer un espanto). Una concepción reciente, pero ajustada a las intenciones de la historia a mi parecer. Presentes casi todo el tiempo los colores grises y ocres en la escenografía y vestuario dando a entender la tristeza y desesperanza que causa la vida en una prisión, pero al terminar, una explosión de color celebrando la libertad y la justicia. Escenografía cambiante y dinámica. Aunque con algunas licencias innecesarias, cómo la inclusión del ballet durante la Obertura o las dos “edecanes sexis” de Pizarro, entre otras cosas. Sin embargo, ha sido una idea interesante en general.

Finalmente, y a manera más personal, da gusto que por fin el Palacio de Bellas Artes al fin esté abierto en su totalidad al público. Las mejoras en la infraestructura de la Sala Mayor son notorias, desde los decorados y mobiliario hasta la acústica del lugar, mejorada de manera sustancial. Es así como Bellas Artes vuelve a ser el lugar más importante en cuanto a actividad operística en México, esperando que siga ofreciendo espectáculos sobresalientes con todo y su respectiva feria de vanidades que se generan en cada intermedio.

Ojalá puedan asistir a alguna de las funciones restantes de éste título, ya que pasarán un rato agradable.  Las siguientes fechas son Martes 7, Jueves 9, Martes 14 y Domingo 19, todas ellas en este último mes de Diciembre.

Published in: on diciembre 7, 2010 at 3:34 am  Comments (2)  

L’Arpeggiata y Philippe Jaroussky en Guanajuato

El día de ayer, 27 de octubre de este año, se presentó en el Teatro Juárez de la ciudad de Guanajuato, en el marco del la 38a edición del Festival Internacional Cervantino, la presentación de uno de los ensambles de música antigua más interesantes y destacables de hoy en día: L’Arpeggiata al lado de uno de los contratenores más solicitados (sino es el que es el más) del momento (y favorito de éste blog, porqué no): el francés Philippe Jaroussky. La sola combinación de estos nombres emociona a más de uno.

Comienzo por el ensamble L’Arpeggiata, dirigido por Christina Pluhar quién además ejecuta la tiorba y la guitarra barroca. La reputación de esta agrupación como uno de los más activos en la difusión del repertorio renacentista fue casi palpable, con la maestría de sus miembros, cada uno en sus propios instrumentos, deleitando al público al ritmo de ciacconas, moriscas, etc.

L’Arpeggiata siempre se ha distinguido por hacer uso de la improvisación, tan típica de aquellos tiempos que con su esfuerzo logran traer ante nosotros, y aunque no faltaron los toques jazzísticos a los que suele recurrir (y que quizá a más de un purista le puede parecer desagradable), indudablemente las palmas dedicadas a todos ellos, han sido muy merecidas.

L’Arpeggiata se integra de la siguiente manera:

Christina Pluhar – Tiorba, guitarra barroca
Eero Palviaien – Archilaúd, guitarra barroca
Marcello Vitale – Guitarra batiente
Verónika Skuplik – Violín barroco
Doron Sherwin – Corneta
Margit Überllacker – Salterio
David Mayoral – Percusión
Haru Kitamika – Clavicébalo y órgano positivo

Ayer, su servidor pudo comprobar algo que intuía ya desde antes: además de un estupendo cantante, Philippe Jaroussky es un excelente músico y posee el carisma para ganarse al público, un carisma tan grande que ni los varios videos circulantes en internet logran hacer justicia a esa sencillez y empatía que logra para con su público, creando no solo un ambiente de intimidad, sino de cercanía con el prestigiado cantante.

Creo que existe muy poco que no se haya dicho de la voz de Jaroussky: voz hermosa, de una pureza perfecta, afinada en todo momento. Efectivamente, no es muy grande en cuanto a volumen, sin embargo, compensa dicho “defecto” (sí es que lo es) con una musicalidad innata, una comprensión absoluta del repertorio en su estilo (renacentista) y de lo que su voz puede hacer en él. Conviene recordar que esta música fue escrita, a manera general, durante el siglo XVII, dónde dichos divertimentos musicales no se construían para grandes masas (más bien, exclusivo de las cortes) y no existía una orquesta ni definida ni grande, por lo cual es comprensible que no haga uso de toda su voz.

El repertorio de acuerdo al programa impreso, es el siguiente, aunque con algunas modificaciones:

Monteverdi – Orfeo: Overture
Strozzi – L’Eraclito Amoroso *
Cazzati – Ciaconna
Sances – Preso l’onde tranquillo *
Improvisación – Tarantella napoletana
Monteverdi – Ohimé! Ch’io cado *
Bertali – Ciaconna
Vitale – Tarantella a Maria di Nardo
Kapsberger – L’Arpeggiata
Monteverdi – L’incoronazione di Poppea: Adagiati Poppea… Oblivion soave *
Melii – Despiegate, guancie amate *
Vitale – Moresca
Mealli – La Vinciolina
Monteverdi – Si dolce è’l tormento *
Monteverdi – Damigella, tutta bella *
Anonymous – Ninna, nanna *
Improvisación – Tarantella italiana
Monteverdi – Laudate Dominum *

Cada una de sus intervenciones fue braveada, al menos dónde era posible hacerlo, cuando no, solo bastaban los suspiros del público para dar a demostrar que su voz, su arte y la música habían entrado por sus oídos. Quizá también en algún lugar más profundo.

El público mexicano siempre se ha distinguido por ser muy caluroso y entregado, y en ésta ocasión no fue diferente, lo que hizo que los músicos y el cantante salieran a saludar en repetidas ocasiones, y que nos ofrecieran cuatro propinas, dos de ellas cantadas en un muy entendible español, lo que desató la euforia y el braveo del público a estos magníficos artistas.

Monteverdi – Ohimé! Ch’io cado *
Piazzolla – Los pájaros perdidos *
Gragnaniello – Ciaccona del Inferno e del Paradiso *
Hidalgo – El guapo *

Afortunadamente, las colaboraciones entre el contratenor y L’Arpeggiata son muy comunes. Han realizado dos placas (Teatro d’amore y Via Crucis) y cuando las agendas lo permiten, comparten el escenario, como podrá verse el día de mañana (29), cuando suban al prestigiado escenario del Carnegie Hall en Nueva York, lo que representa su última función juntos por este año.

Realmente me sorprende ver la aceptación y entusiasmo que genera éste tipo de espectáculos en el público mexicano, siempre habituado a las mismas cosas de siempre: Repertorio monótono (el Pucciverdi del que nunca salimos), mismos cantantes (son pocos los que destacan), etc. Sin afán de menospreciar, me parece que es hora de que el público mexicano reciba una oferta más variada en cuanto a repertorio, cantantes y orquestas o ensambles y no nos estanquemos en el repertorio de siempre. Sería interesante que los gestores culturales o aquellas personas que les corresponda encausaran sus esfuerzos por traer a más cantantes y ensambles de talla internacional, de todos los estilos que uno pueda imaginar. Aunque el favoritismo, el excesivo nacionalismo y la reducción de presupuesto dedicado a la cultura impiden que esto ocurra. 

Published in: on octubre 29, 2010 at 8:40 am  Comments (9)  

Las torturas del poder – Boris Godunov en directo desde la MET Opera

 Boris_heavican

El día de hoy (23 de octubre) se ha realizado la segunda transmisión de ópera desde la MET Opera de Nueva York al Auditorio Nacional. Tocó el turno a una de esas óperas que a pesar de ser auténticas creaciones magistrales del ingenio humano, no gozan de un lugar privilegiado en las carteleras de los grandes teatros del mundo (Con excepción del Mariinksy y otros teatros rusos): Boris Godunov de Modest Mussorgsky, versión de 1872.

En realidad, este es uno de los títulos operísticos menos escuchados que tengo dentro de mi acervo personal, y no es porque sea aburrida, carente de encanto o demás adjetivos que ustedes gusten y manden, en realidad es culpa mía de estar acostumbrado a los trinos, staccatos y otros artilugios vocales, generalmente en italiano, francés y a últimos tiempos en alemán, entre otras manías que uno tiene, pero estoy luchando por remediarlo.

boris 3
La ficha va como sigue:

Princesa Marina: Ekaterina Semenchuk
Xenia: Jennifer Zetlan
Nodriza: Larisa Shevchenko
Feodor: Jonathan A. Makepeace
Grigory: Aleksandrs Semenchuk
Principe Shuisky: Oleg Balashov
El loco bendito: Andrey Popov
Rangoni: Evgeny Nikitin
Boris Godunov: René Pape
Pimen: Mikhail Petrenko
Varlaam: Vladimir Ognovenko

Producción: Stephen Wadsworth
Dirección musical: Valery Gergiev

Como lo señalé antes, Boris Godunov no es una ópera dónde los cantantes tengan que hacer gala de agilidades vocales y otros ornamentos, sus exigencias en la partitura son de otro tipo, sin contar con la difícil tarea que debe ser cantarlo en el idioma original (ruso). No es extraño que los cantantes del reparto sean en su mayoría de esas latitudes.

La gran estrella de la función ha sido sin lugar a dudas René Pape. No solo alto destacable vocalmente, sino que también es un gran actor. Boris es un personaje que además de requerir gran profundidad vocal, ofrece una gran oportunidad de lucimiento histriónico a quién se atreva con él, pasando de la clemencia a la demencia. Reconocible su monologo del segundo acto y la gran escena del último acto. Con su interpretación, el alemán se reafirma como uno de los mejores (sino es que el mejor) exponentes de su cuerda en la actualidad.

boris 6

Otro que merece el triunfo y que ha llamado fuertemente mi atención (porque es la primera cosa que le escucho entera) es Aleksandrs Antonenko, mostrando un timbre agradable, con algunos tintes oscuros muy interesantes. Desconozco sus interpretaciones en otros roles, pero como Grigory (o el falso Dmitri) hace una creación estupenda.

boris 4

La voz de Ekaterina Semenchuk me parece agradable y seductora, sólo que yo prefiero a una Marina más “asopranada” (manías que tiene uno), a pesar de ser un papel relativamente corto y de poca importancia, sin embargo, es la única responsable de que exista una sub-trama amorosa dentro.

boris 5

El resto a la altura, con mención especial para Andrey Popoy cuya interpretación fue más histriónica que vocal, que fue de los más aplaudidos, junto con Mikhail Petrenko.

La producción en general es interesante, sin embargo, yo esperaba un poco más de opulencia, al menos durante la escena de coronación. Generalmente cuando pienso en la Rusia del siglo XVI, se me vienen a la mente algo como la película “Iván el Terrible” de Eisenstein (de nuevo, manías de uno). Parte del éxito se debe en gran medida a la conducción de Valery Gergiev, que hizo sonar a la orquesta “todo-terreno” de la MET Opera casi rusa. Reconocimiento aparte merece el coro de la MET que interviene en mucho en ésta ópera.

boris 7

La próxima transmisión está programada para el 13 de Noviembre, con una comedia simplona belcantista: Don Pasquale de Donizetti. Protagonizan John del Carlo en el rol principal, Matthew Polenzani como su sobrino Ernesto, Mariusz Kwiecien como el doctor Malatesta y Anna Netrebko como su hermana caprichosa Norina.

Published in: on octubre 24, 2010 at 10:57 am  Comments (4)